martes, 17 de enero de 2017

RIOS, DEFORESTACION Y REGULACION CLIMATICA























La ciudad de Santa Fe tiene en su entorno dos ríos importantes: el
Salado por el oeste y el Paraná por el este. una de las 
ramificaciones del Paraná genera la laguna Setúbal que bordea 
Santa Fe.
Y en el año 2003 fue la peor inundación de La Capital en todos los tiempos, durante cinco días, las lluvias se concentraron en el cauce bajo del río Salado y se acumularon 1.400 milímetros. Esto provocó el crecimiento desmedido del mismo
 Los números de víctimas fatales llegó a cifras realmente escalofriantes. Las pérdidas fueron millonarias (se dice de una perdida de hasta 1.500 millones de pesos) y, a pesar de las advertencias previas a la inundación, hasta ahora no se han delimitado las responsabilidades.

Evidentemente lo sucedido no es una fatalidad de la Naturaleza. Tiene sus causas estructurales, producto combinado de varias cuestiones que tienen mucho que ver con las malas decisiones tomadas por los gobiernos provincial y municipal. 
Pero presa de su propia incapacidad, no se hizo nada. No se realizaron los terraplenes en tiempo y forma, ni tampoco (una vez producida la inundación) se fue capaz de reaccionar para organizar el rescate de las personas inundadas

























 Más allá de  las inclemencias del clima. la crisis es también 
producto del negocio de la tierra, que amplía el área explotable a 
costa de la deforestación. Un negocio que deja ganancias 
millonarias para dueños de la tierra y, huelga decirlo, es amparado 
desde el Estado.

Según estudios realizados por investigadores de la Facultad de 
Ciencias Agrarias de la UNR, entre 1976 y 1008 ,  se perdieron casi 
400.000 hectáreas de bosques.
La deforestación ha crecido exageradamente en las últimas décadas 
debido a la explotación del cultivo de soja. Debido al alto 
rendimiento económico de esta plantación la tala de arboles se incrementó en forma alarmante,  entre 2000 y 2008
A pesar de que se han sancionado leyes en defensa de los bosques, 
se ignoran e incluso algunas de ellas, no se han reglamentado
Desde noviembre del 2007 , en que se sanciono la Ley de Bosques, 
hasta diciembre del 2014, "se deforestaron en el país más de 2 
millones de hectáreas, de las cuales 620.000 hectáreas eran 
bosques protegidos".

En el caso de Entre Ríos, la provincia "perdió más de 85.000 
hectáreas de bosques nativos", puntualizó la información.

"Los bosques funcionan como barreras naturales contra fenómenos 
climáticos extremos

la organización ambientalista GreenPeace también denunció que la 

desforestación y la extensión de la frontera agropecuaria son una de 

las principales causas de las inundaciones en Argentina, Brasil y 
Paraguay: :

 “Los bosques y selvas, además de concentrar biodiversidad 
considerable, juegan un papel fundamental en la regulación 
climática, el mantenimiento de las fuentes y caudales de agua y la 
conservación de los suelos. "
















Por otra parte la geógrafa Patricia Pintos, del Centro de 
Investigaciones Geográficas de la Universidad Nacional de La Plata. 
expresó "La meteorología, cuando hay un período largo de días con 
precipitaciones, es uno de los factores, pero esto se agrava por la 
apertura de canales clandestinos que abren los productores para 
escurrir la acumulación de agua y salvar sus cosechas, más las 
habilitaciones que permiten la construcción de barrios privados 
sobre los humedales", espacios naturales que escurren y frenan el 
avance de las aguas, del hoy desbordado río Luján, hacia las zonas 
pobladas."
Explicó que se trata de "canales clandestinos" porque "para abrir un 
canal en un campo hay que solicitar un permiso (del municipio) y 
esperar la habilitación correspondiente, cosa que no está ocurriendo 
y que demuestra también la ausencia del poder de policía de las 
autoridades provinciales y municipales".





































Asimismo la Facultad de Ingeniería y Ciencia Hídricas de la 
Universidad Nacional del Litoral. ha presentado un Informe Técnico 
completo sobre: "La cuenca inferior del río Salado" y "El cambio climático, el uso del suelo y la problemática hidrica de la Provincia de Santa Fe"
En el expresa que en  la Provincia, se ha acentuado una 
modificación de las prácticas agronómicas, consistente en un 
crecimiento de la superficie agrícola en detrimento de la ganadera." 
"La sobre explotación agrícola del suelo produce un deterioro de su 
estructura, reduce su capacidad de almacenamiento y aumenta su 
potencial de escurrimiento.
En los paisajes de llanura, la dinámica hídrica natural suele ser 
modificada significativamente por la construcción de caminos, 
bordos de cultivos, cunetas, canales y parcelamientos reticulares. "

Están imputados por la Justicia penal de Santa Fe en la causa por 
“estrago culposo, agravado por la muerte de 18 personas” (o causa 
“Inundación 2003”)  el entonces intendente, Marcelo Álvarez; el ex 
Ministro de Obras Públicas de la provincia, Edgardo Berli; y el ex 
Director de Hidráulica de la provincia, Ricardo Fratti. La imputación 
de los ex gobernadores Carlos Reutemann, que debió haber dado la 
orden de evacuación de la ciudad y no lo hizo y Jorge Obeid, que inauguró una obra inconclusa,  es un viejo reclamo de las organizaciones de inundados que no ha tenido eco por el momento.

Pasaron 10 años, cuatro jueces de instrucción penal y un sinfín de 
dilaciones. "La estrategia de las dilaciones"- Estrategia convenida con 
los jueces, en no ir contra los dos gobernadores: 
La Justicia tiene todos los elementos técnicos para entender por qué 
se inundó Santa Fe y quiénes son los responsables”
Pero no  escucha la razón de centenares de miles de santafesinos, 
con el claro afán de desviar y simplificar las causas de estos 
fenómenos tan dolorosos y que han dejado una marca imborrable 
en sus vidas”.

A pesar de las prohibiciones que establece la Ley de Bosques, grandes productores agropecuarios y desarrolladores inmobiliarios siguen destruyendo bosques protegidos, muchas veces con la complicidad de funcionarios. Es evidente que en nuestro país las multas económicas no sólo resultan insignificantes en relación al dinero que se gana a costa de la desaparición de nuestros bosques y selvas sino que, además, no logran desalentar la deforestación y la violación de la Ley de Bosq
Los gobiernos nacionales y provinciales han hecho todo lo posible 
por garantizar que este negocio siga su curso.un negocio en el que 
las ganancias de los dueños de la tierra valen más que el bienestar, 
la salud y la vida de los inundados.