lunes, 17 de octubre de 2016

ACTO DEL 17 DE OCTUBRE-con Cristina







Este constante movimiento pendular en la historia argentina donde han sido
 siempre mucho más extensos los períodos de oscurantismo, de gobiernos 
contrarios a las grandes mayorías, de intereses minúsculos de las élites
 gobernando por sobre los intereses de las grandes mayorías, han sido siempre
 más extensos que los gobiernos populares, nacionales y democráticos.
 Quebremos esta racha histórica y volvamos a construir una nueva mayoría que
 le devuelva la sonrisa, las esperanzas y las ilusiones a los argentinos, que 
después de todo, de eso se trata la política: de recuperar la alegría, de 
recuperar la esperanza y de recuperar el vivir de una manera en la que siempre
podamos pensar que el día de mañana va a ser mejor que el de hoy, y no lo 
que nos pasa a la gran mayoría de los argentinos en donde se está pensando
 que tal vez mañana sea peor que hoy.
Tenemos que reconstruir una nueva gran mayoría, que no alcanza con los peronistas
, que no alcanza con los que son kirchneristas y no son peronistas, que no alcanza
tampoco con los amigos radicales, porque hay mucha gente que no está identificada
con ninguna idea política, pero que sin embargo la convencieron, la hicieron creer
que su suerte personal como trabajador, como estudiante, como científico, como
 empresario, como comerciante, estaba desligada completamente de quien
gobernara, que no importaba, que si llegaba alguien en nombre del neoliberalismo
iba a tener todo lo que tenía y más también, que a lo mejor ya no tendría que
escuchar a una presidente molesta que hablaba por cadena nacional, y que además
era mujer, y que además por ahí le gustaba retar y dar consejos y demás. Les
hicieron creer algo, entonces yo creo que nuestro gran compromiso, nuestro gran
desafío es volver a reconstruir una gran mayoría muy lúcida que pueda substraerse
a lo que le dictan desde los medios de comunicación hegemónicos creando un
 sentido común que va en contra de sus propios intereses sin que él mismo o
ella misma lo advierta.
Tenemos que interpelarnos nosotros mismos e interpelar también a la sociedad.
 Tuvimos defectos y errores sin lugar a dudas, pero en el balance retrospectivo
el salto formidable que dio la Argentina, esa Argentina desahuciada del año 2001,
2003, dio un salto formidable en calidad de vida, en inclusión, en incorporación de
las grandes mayorías nacionales. ¿Vamos a quedarnos relatando lo que hicimos?
 No. Tenemos que organizar a la sociedad, a nuestros compatriotas, a nosotros
 mismos también.
Quiero aprovechar este 17 de octubre, porque si algo caracterizó al peronismo fue
siempre representar los intereses de los débiles, de los castigados, y yo quiero
dirigirme a todos mis compatriotas para también convocarlos a apoyar la movilización
de mujeres contra la violencia de género que va a tener lugar en unos días más en
 todos los lugares de nuestro país, el día 19 de octubre. Yo pensaba el tema de la
violencia de género, he sido objeto muchas veces de violencia de género por el
solo hecho de ser mujer, y así como me pregunto por qué en Estados Unidos por
ejemplo ha recrudecido y resurgido la violencia racial justamente cuando un
representante de esa minoría racial es presidente durante dos períodos consecutivos,
 también me pregunto si esta cuestión de la violencia de género y de la agresión a
la mujer no tiene que ver con el hecho de que muchas veces se canalizan a través
 de eso distintas cosas que tiene nuestra sociedad. Y siempre me pregunté si esa
 violencia también no tenía que ver en cierta medida con el hecho de haber una
mujer presidido durante dos períodos consecutivos los destinos del país. Es
una cosa de semejanzas con lo que pasa en el gran país del norte con la cuestión
racial y lo que esta pasando en nuestro país con una violencia de género
cada mes más brutal.