miércoles, 15 de marzo de 2017

PERIODISMO TRUCHO-QUE PASO EN OLAVARRIA

No es la única ocasión en que asistimos a lo amarillo rabioso 
de la prensa acompañado por los noticieros de TV, 
que aún a los dos días seguían buscando más cadáveres para 
alimentar lo estrambótico de sus historias.
Cuando la realidad nace desde otra punta del ovillo y es 
necesario crear un clima de expectativa cruel, para distraer
la atención del público. Porque si el Estado se hubiese hallado
presente, como correspondía a la ventura sospechada e 
imaginada por todos, nadie habría tardado en regresar a su
punto de partida. Debieron haber señalizado y delimitado las
zonas reservadas a estacionamiento de los micros y automóviles 
visitantes y, en caso de "personas perdidas" o "abandonadas" en 
Olavarría, haber arbitrado micros y no camiones de basura, para
trasladarlos, al menos hasta Buenos Aires, y no "tirarlos" en la ruta
como a trastos molestos. 





Violencia es Mentir

por 
  en Sociedad

“Quienes vayan a ver al Mister no pequen de inocentes. Cuiden a 
quién tienen al lado. Este es un momento especial. Hay intereses 
oscuros que con pocos miembros pueden alterar la fiesta. A bailar y 
cantar es a lo que vamos y eso haremos. El sábado, a cuidarse y a 
cuidar de quienes nos rodean, aunque no los conozcamos. Cierta gente 
de mierda (debería puntualizar: PODEROSA gente de mierda) se 
regodearía si alguien sale lastimado. No le demos el gusto“.

El día de la fiesta llegó y a la 1:23am Télam, la “Agencia de noticias 
oficial de la República Argentina” dio una clase magistral de 
periodismo basura buscando el título más catastrófico de la noche: 
“Hay 7 muertos y decenas de heridos por una avalancha en el recital 
del Indio Solari en Olavarria“.

Ante el hecho trágico las grandes redacciones mostraron la 
responsabilidad que las caracteriza, operando como en una subasta, 
cada titular aventuraba un muerto más que el anterior. Es que en 
tiempos de posinformación el periodista exitoso no es el que informa, 
sino el que viraliza.

La bajeza del periodismo vernáculo, que generalizó el pánico en su 
afán manipulador y desinformativo, no pasó desapercibida para el 
Indio, que desde su Facebook avisó:

Para las familias que esperan a los suyos
Una vez mas, de forma irresponsable y mezquina
los medios están vendiendo pescado podrido
NO CREAN TODO LO QUE SE DICE
Esperemos que con el correr de las horas
todos esten de regreso en sus hogares
Viru

Recién el domingo a las 17:49 la agencia Télam se retractó por el caos generado y pidió disculpas, quizás presionada por el comunicado de la Comisión Interna de los trabajadores de Télam, que dejaba en claro que la precariedad de recursos impide un sano ejercicio del periodismo.

Lo que en Télam resulta bochornoso en otros medios es rutina y no faltaron los terro-periodistas que agitaron el pánico aventurando que había, por lo menos, diez muertos.

Estas versiones llegaron a oídos de Claudia Elizabeth Rubén y su esposo, que estaban en Berazategui preocupados porque su hijo no atendía el teléfono. El matrimonio, confiando en lo que leía en los medios y temiendo lo peor, se lanzó a la ruta con rumbo a Olavarría, pero su recorrido se truncó en San Miguel del Monte, con un trágico choque frontal.

Más tarde, los medios decidieron ignorar el informe de la autopsia realizado por el Médico Legista Roberto Vasermanas, donde se detallaba que Javier León falleció por trombosis cardiopulmonar y no por aplastamiento, mientras que Juan Francisco Bulacio “murió por paro cardiorespiratorio traumático” pero que “el cuerpo no presentaba señales de aplastamiento interno, por lo que su muerte no habría sido producto de la avalancha“.http://www.eldisenso.com/sociedad/violencia-es-mentir/